Las deformidades de los pies, son realmente un dolor

0
183

Cada uno de sus pies tiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones, músculos y ligamentos. Y es el sostén del cuerpo, muy poco caso les hacemos a estas partes tan importantes.

Bien sea por nacimiento o por otras problemáticas, los pies pueden sufrir  algunas deformidades, y ese es el punto que el cirujano, Gabriel Khazen desea referirse, pues muchas personas son afectadas por este padecimiento.

Los casos más comunes son:

Juanetes: Lo que muchos llaman un juanete es realmente conocido como “Hallux valgus”, que no es más que una compleja deformidad que afecta al primer rayo del pie y sus dos sesamoideos, el primer dedo y la articulación que los une, la 1ª articulación metatarsofalángica o 1ª AMF. Esto también puede formar un saco de líquido, conocido como Bursa, que puede inflamarse y doler. Un juanete cambia la forma general de su pie.

Suelen ser causadas por un desequilibrio óseo ó  muscular y puede estar acompañado de pié plano ó arcos caídos.

Deformidad de Haglund: es una de las causas de atrapamiento posterior del tobillo. Existen varias teorías sobre su patogenia. Según algunos autores, la contracción continua del complejo gemelo-sóleo produce un atrapamiento del tendón Aquileo y la Bursa retrocalcánea contra una tuberosidad posterosuperior del calcáneo aumentada de tamaño.

Otros autores postulan que el proceso comienza por una rigidez externa en el talón, que comprimiría la Bursa retroaquílea contra el hueso; la tuberosidad calcáneo aumentaría de tamaño como respuesta a la irritación crónica, y a su vez vuelve a comprimir la Bursa y el tendón Aquileo, provocando así un ciclo de agresión-respuesta a la agresión-nueva agresión.

Una de las causas es el calzado ajustado. De hecho, Patrick Haglund, el cirujano ortopédico que describió por primera vez este síndrome en 1928, destacaba la elevada prevalencia de este entre la «gente culta», pues usaban un calzado muy ceñido para jugar al hockey y al golf.

Otras pueden ser un arco plantar aumentado, un tendón demasiado tenso y cualquier otra situación que favorezca la fricción entre el tendón y el hueso.

Pie cavo: Podemos considerar pie cavo a aquel con un arco interno elevado. Existe un espectro continuo entre un arco normal y diferentes grados de elevación del mismo. La mayoría de los pies cavos severos son fuente de dolores y patología. Aunque hasta hace poco no se descubría la causa de un pie cavo patológico (denominándolo pie cavo idiopático), en la actualidad en muchos casos se descubre que el origen de la deformidad es una enfermedad neuromuscular.

Pie plano: es un problema del pie en el cual la mayor parte de la planta del pie o empeine se colapsa y queda en contacto con el suelo, muy frecuentemente este arco nunca se desarrolla. El pie plano es un problema muy frecuente.

Si quieres mas informacion sigue al doctor Khazen por sus redes sociales: Instagram: @Khazengabriel y por Twitter: @Khazen_Gabriel